La refrigeración del futuro: más pequeña y sin ruido

La invención de la refrigeración artificial cambió al mundo casi de la noche a la mañana. La industrialización del “frío” nos permitió tener alimentos de calidad en nuestros hogares, dejó que las industrias pudieran producir y también enviar bienes necesarios alrededor del mundo y, en general, es considerada uno de los mejores inventos de la humanidad.

Hoy vivimos en una época de acelerado crecimiento tecnológico; el mundo de la refrigeración no se queda atrás. La refrigeración ha pasado por muchas etapas y hoy continúa mejorando sus esfuerzos en ser una industria mucho más limpia y amigable con el medio ambiente, pero existen más temas por mejorar.

Hay nuevas necesidades en el mercado que, gracias a los avances tecnológicos, podemos tratar a corto plazo. Una de ellas es el tamaño. ¿Alguna vez has visto fotografías de las primeras computadoras? Éstas podían hacer operaciones básicas a comparación de lo que nuestros pequeños teléfonos inteligentes de hoy son capaces de hacer. Con la refrigeración ha pasado algo similar.

Todos conocemos los minibares de los hoteles o los pequeños frigoríficos que algunas personas tienen en sus casas, pero a nivel comercial también es posible reducir su tamaño sin sacrificar el espacio que se necesita para almacenar bienes perecederos.

Lo que se cree que pasará en un futuro muy cercano, es que todos los componentes externos puedan ser reemplazados por piezas más chicas, fusionados para hacer el mismo trabajo sin necesidad de tanto espacio y más.

La miniaturización es una tendencia que engloba no solo a las viviendas, sino también a los establecimientos comerciales. Con espacios más pequeños, los refrigeradores también necesitan ocupar menos espacio, lo que implica compresores y condensadores más pequeños.

La refrigeración del futuro: más pequeña y sin ruido

Esta es una tendencia relativamente nueva, pero sabemos que es posible debido a que entre 1998 y 2020 muchos refrigeradores industriales han reducido su tamaño hasta un 40%.

Otro factor importante es el ruido. Los supermercados necesitan equipos menos ruidosos y que no causen molestias a sus clientes.

Para reducir el ruido de los refrigeradores, los compresores de velocidad variable son la opción ideal. Además de una alta eficiencia energética, estos modelos también ofrecen niveles de ruido muy bajos. En comparación con el compresor de velocidad fija, el compresor de velocidad variable funciona con un 15 a 20 % menos de ruido.

Este cambio también se verá en todos los aspectos de la refrigeración, pues mientras los comercios son más pequeños, se necesitan refrigeradores más pequeños y silenciosos.

Incluso en hospitales y laboratorios, donde se usan más refrigeradores industriales, el ruido es esencial en las buenas prácticas del equipo que trabaja cerca de él o de los pacientes que pueden escucharlo en todo momento.

La refrigeración comercial está pasando por muchos cambios y estos, aunque no se noten demasiado, son esenciales para imaginar el futuro de la industria. seguirá como uno de los ejes principales del alza del sector de la refrigeración.

Whatsapp-floating-button